Villa María, 6 de Julio de 2020

Novedades


21-07-2014

“Detrás de toda enfermedad hay estrés, ansiedad o depresión”

El profesional explica cómo afectan estos trastornos a la salud de las personas y la forma en que se puede evitar caer en alguno de ellos

“Detrás de toda enfermedad hay estrés, inicialmente, ansiedad o un trastorno depresivo”. Estas palabras -estrés, ansiedad y depresión- son frecuentemente mal utilizadas para describir un mismo trauma, tan popularizado en estos días. Así lo explica el villamariense médico y magíster en Psiconeuroinmunoendocrinología Nicolás Noriega, quien desde su centro de salud, ubicado en Entre Ríos 225, aborda las enfermedades o patologías intentando hallar la raíz de éstas en distintos traumas cotidianos no resueltos que terminan por impactar en el organismo.

A diferencia de lo que muchos piensan, el estrés en sí mismo no es un problema, ya que “cualquier situación cotidiana que enfrentás te genera estrés, es algo normal”, explica Noriega. “Si esto perdura en el tiempo y la situación no se resuelve, empieza a aparecer la ansiedad y si sigo sin poder cerrar el problema estresante; aparece una patología más importante, que es la depresión”, detalla.

Cada uno de estos desórdenes psíquicos “tienen una repercusión orgánica que de acuerdo a la genética y componentes hereditarios es como va a afectar al cuerpo, según que órgano tenga más predisposición a enfermarse”, explica y ejemplifica: “Enfrentar situaciones de diversa índole como la escuela, el trabajo, la muerte de un familiar o ir a pedir un crédito al banco son cosas que te generan estrés con repercusión clínica”.

“En un paciente que se presenta con mucho estornudo, dolor de cabeza, nariz tapada, crisis de asma, problemas en la piel, en realidad detrás de cada síntoma hay situaciones estresantes, depresivas y ansiosas no resueltas; lo que debe pasar es que el paciente esté dispuesto a indagarlas”, refleja sobre su metodología de trabajo.

De todas formas, esto no quiere decir que cualquier situación pueda enfermarnos y la explicación del exdocente de la Universidad Católica de Córdoba es fundamental para no permitir estar tan vulnerables ante estos trastornos: “No podemos tener más de tres o cuatro situaciones no resueltas en la cabeza, hay que tratar de resolverlas en la medida que aparezcan, mañana, pasado o en dos meses, pero no acumular un gran número de procesos abiertos porque todo eso consume mucha energía psíquica y termina impactando en el organismo trayéndonos las enfermedades”.

Noriega recomienda para ayudar a evitar el estrés, la ansiedad y la depresión hábitos dietéticos saludables e higiénicos, actividad física dos o tres veces por semana, buen descanso y, fundamentalmente, tener un psiquismo lo más sano y liviano posible.



Verdades a medias



“Ante muchos problemas, la mayoría de los médicos te dice que salgas a caminar. Piensan que con esa receta el paciente descarga situaciones de estrés o que un paciente depresivo con eso se va a curar”, critica Noriega sobre una “solución” al estrés comúnmente recomendada.

Otra de las cosas que expone es, por ejemplo, cuando ante una enfermedad cardiovascular “los médicos te dan una dieta baja en sal, grasa y demás cuando en realidad detrás de eso lo que hay son situaciones depresivas no resueltas y no hace falta una dieta, sino tener el sistema cerebral lo más liberado posible de las tensiones cotidianas”.

Muchas veces, ante alguna enfermedad como una gripe se puede escuchar la frase “te pasó por tener las defensas bajas”, a lo que Noriega refuta: “El agotamiento psicofísico tiene una relación importante con el sistema inmune, entonces hace que se desequilibren las defensas, no que bajen, y se esté más vulnerable, lo que lleva a que una persona padezca reiteradamente cosas como resfríos”.

Por otra parte, el profesional aseguró que el lugar en donde vivimos tiene directa relación con la posibilidad de padecer alguno de los tres desórdenes psíquicos, por lo que, en referencia a Villa María, contó que “creció mucho en muy poco tiempo y de ser una localidad planificada para 40 mil o 50 mil habitantes, hoy tiene más de 80 mil, por lo que ese crecimiento exagerado indudablemente hace vivir muchas más situaciones estresantes, ansiógenas y que te pueden llevar a padecer una depresión”.



Investigación



Actualmente, junto a su esposa, la psicóloga María Sofía Pedraza, Noriega está llevando adelante una investigación para conocer qué es lo que conocen los villamarienses del trabajo de un psiquiatra o psicólogo. “Mucha gente va al psicólogo porque la mandan, sin saber por qué en realidad; de ahí se desprende la frase ‘¿para qué me mandan al psicólogo si no estoy loco?’”, graficó.



Aquellos interesados en colaborar con la investigación sobre el conocimiento de tratamientos psicológicos y psiquiátricos, pueden responder una sencilla encuesta a través de este link: https://docs.google.com/forms/d/1Cyn9ffCkpSc9IM8TwG-FxfGHLPNKbqb8cVZnBlWDgWE/viewform?usp=send_form

< Volver


 Primero  Pagina /